Como todo proceso comunicativo, la publicidad tiene su propio lenguaje y sus formas de expresión más eficaces. No se trata de informar a una persona o a un público, sino de convencerle, de entrar a formar parte activa de su vida y de ver cómo satisfacer una necesidad que desemboque en el consumo de un bien o servicio; o bien de modificar de algún modo su actitud ante un determinado acto, situación o acontecimiento.

Decía el maestro Ogilvy que la publicidad no es una forma de arte o de diversión, sino un medio de comunicación. Cuando se redacta un anuncio, el objetivo no es que resulte creativo, sino que resulte tan interesante que obligue a comprar el producto. Por ello, en UPTOYOU pensamos que la publicidad debe informar de forma inequívoca, atraer la atención, despertar interés, emocionar y, sobre todo, ser capaz de hacer reaccionar a los clientes.

Para ello, es imprescindible conocer a fondo a nuestro público objetivo. No basta un mero cliché. Hay que meterse en sus zapatos para saber realmente qué necesidades tiene, cómo piensa, cómo consume, por qué, cómo se relaciona y cuáles son sus hábitos.

La publicidad se fundamenta en el conocimiento profundo del cliente y en cómo mostrarle de la manera más eficaz la ventaja de nuestro producto que satisface su necesidad.

Es un error muy generalizado pensar que nuestros consumidores opinan, hablan, consumen y tienen los mismos gustos que nosotros, nuestra familia y amigos o de nuestro entorno. Los consumidores no son como nos gustaría que fueran, sino como realmente son y tienen su personalidad.

Hagamos al revés, pensemos como ellos y en qué necesitan. Así, la publicidad, es algo sencillo y se convierte en un auténtico arte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.